Una de marcianos

Un post de Carla Vidal 

 

Lo confieso. Soy de las “freakis” que, en cuanto salieron a la venta las entradas para el estreno de “la última” de Star Wars, se apresuró a comprarlas por internet, para poder disfrutar de “El despertar de la fuerza” a las 00.05 del día del estreno.

Y hago esta aclaración nada más empezar para que se entienda que yo partía de unas expectativas muy altas –como los verdaderos amantes de la saga, o al menos los que “aman” la saga por las mismas razones que yo–, y me sentí totalmente estafada. Ésa es la palabra.

El director. JJ Abrams, en la premiere de Star Wars VII

El director. JJ Abrams, en la premiere de Star Wars VII.

Sigue leyendo

Anuncios

Vacío en el baúl de los recuerdos: A propósito de “Still Mine”

Un post de Amélie Leis.

Muchos me tildarán de “masoquista” por pagar una entrada de cine –algo que he hecho en varias ocasiones a pesar del precio al que se cotiza el acceso al Séptimo Arte – o por pasar una tarde de cine en casa –como hoy-, cuando el tema de la película es el Alzheimer.

Still mine

Sigue leyendo

Una película indie… Her

 

her

Hacía tiempo que una película no me dejaba sin palabras como lo hizo Her (2013). Probablemente la mayor virtud emocional de Her es que consigue que nos detengamos a pensar y a reflexionar sobre cómo la tecnología está cambiando nuestra forma de ser y de sentir.

En principio, la tecnología ha venido para hacernos la vida más fácil, en las comunicaciones, en el acceso al conocimiento, en la información o en el ocio. De todo ello somos conscientes. Pero ¿qué está haciendo la tecnología con nuestra vida social y con nuestros sentimientos?

Sigue leyendo

Un lugar de cine… Nueva York

New-York-Skyline-8

Nueva York es la ciudad cinematográfica por antonomasia. Ninguna ciudad ha protagonizado tantas películas como Nueva York. La hemos visto tantas veces en el cine que la primera vez que la visitamos nos resulta tan familiar que ya tenemos la sensación de haberla visitado antes. Ningún director ha profesado una adoración mayor por Nueva York que Woody Allen, a la que consagró una de sus obras maestras: Manhattan (1979)

Sigue leyendo